Siempre he disfrutado con los cursos, sobretodo en estos lugares tan impresionantes. Por mi parte intento buscar los mejores escenarios para poder realizar las fotos durante el curso, pero no siempre éstos son cómodos de acceder dependiendo de la vara de medir y el buen estado físico de cada uno.  En toda mi carrera realizando cursos uno aprende rápidamente a “valorar” el desarrollo de éste nada más empezar teniendo en cuenta todos los aspectos y salvo algunos detallitos que siempre se le escapan a uno, no es fácil que llueva a gusto de todos.

Sin embargo, lo que no dejará de sorprenderme nunca son las personas, los alumnos que asisten al curso desde cualquier zona del país. Gente sencilla o no, con sus miedos, sus alegrías, sus manías, su “mala ostia”, sus risas, en definitiva su propia personalidad y que en estos cursos conviven durante dos días y medio intensos momentos de aprendizaje disfrutando de la fotografía y dejando al lado su “otra vida” por un tiempo.

En estos momentos, compartimos habitaciones, comidas, cenas y los escenarios para fotografiar, unos con un nivel otros con otro pero por norma general en bastante armonía. No ha sido el caso, desde que poco a poco fuí conociendo al grupo de este curso me dí cuenta enseguida de que íbamos a tener serios problemas.

La primera noche, tuvimos un cielo espectacular en los Lagos de Covadonga, pero hubo quien en un alarde demoniaco se “tropezó” con el equipo de un compañero. Éste no fué menos y sin cortarse un pelo le dedicó un lanzamiento de trípode espectacular…Por otro lado, el resto del grupo seguía a su ritmo. Yo no digo que haya que ser el pacificador pero de ahí a sacar el iphone para subirlo al facebook…!!!

 

A partir de entonces empezaron los verdaderos problemas….problemas para dejar de reirnos…!!! La noche era espectacular pero pegarse un viaje agotador, unas horas de teórica y unas cuantas de prácticas hacen huella y al día siguiente había que seguir. Así que, mientras algunos siguieron hasta las 7 de la mañana el resto nos fuímos a descansar un poco apenados pero con la satisfacción de haber aprendido un poco más sobre fotografía nocturna y haber disfrutado de unos momentos únicos bajo un cielo espectacular.

Al día siguiente, increíblemente el grupo volvió al curro, excepto mi amigo Esteve, claro, que prefirió conocer de cerca el spa del hotel. Fueron unas cuantas horas de teoría básica, factores técnicos e iluminación pero al final de la noche estábamos preparados para la batalla. Pero una vez más los caprichos del tiempo nos dejó un poco fríos….hasta que decidimos cenar en una brasería cercana al hotel con nuestros amigos de noble madera que escanciaban las sidras mientras saboreábamos las maravillas culinarias de la zona elegidas con tino por Sarai, nuestra anfitriona.

Unas cuantas botellas después y unos cuantos chupitos de orujo (bueno lo de chupitos, no es precisamente por tamaño) había dejado de llover y aunque era bastante tarde para salir al campo decidimos quedarnos por la zona practicando la fotografía urbana y la iluminación, exposición, etc…

Al día siguiente, las inevitables despedidas y a seguir cada cual con su vida pero con la certeza de que algún día volveremos a compartir mesa, sidrinas y fotografía nocturna, (de eso me encargo yo). No es fácil que todo salga perfecto, són muchos los detalles que pueden salir mal cuando programo un curso aunque siempre pongo el 100% de mi atención en ello. Desde consultar a tiempo real el tiempo, los históricos del clima, elegir las fechas adecuadas, los alojamientos, los permisos, el desarrollo del curso,… creo por experiencia puedo asegurar que a uno se le clavan todas las astillas del mundo cuando algo no sale como debiera pero que con cursos como este, con un feeling inmejorable, buen rollo y mucha fotografía nocturna esas astillas desaparecen y me recuerdan por qué me gusta tanto realizar cursos. La respuesta es sencilla. VOSOTROS TENEIS LA CULPA…!!

Muchas gracias a todos chicos, ha sido un fin de semana genial..!!

 

 

EL PEOR (TRUÑO)CURSO DEL 2013

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *