En la fotografía nocturna, la velocidad de obturación juega un papel importante, aunque se ve limitada en gran medida a la larga exposición con valores entre 30” y varios minutos para una correcta exposición de luz. Por ello hablamos de “tiempo de exposición” mas que “velocidad de obturación”.

Elegir un tiempo de exposición adecuado va a depender tanto de nuestra composición como de la luz ambiente y otros factores meteorológicos. Este valor para el tiempo de exposición está directamente relacionado con la sensibilidad y el diafragma, ya que son los que nos va a permitir jugar con dicho tiempo para conseguir uno u otro efecto sobre nuestra fotografía, pj. con el tiempo de exposición controlaremos si queremos mas o menos estelas en el cielo o determinaremos la longitud de estas, le daremos mayor dinamismo a las nubes o las podremos dejar casi estáticas, jugaremos con el movimiento del agua hasta crear un bruma homogénea, etc…

Uno de los factores mas importantes y que nos va a determinar el tiempo de exposición es el factor meteorológico, concretamente la nubosidad, ya que dependiendo de la cantidad de nubes podremos conseguir un cielo impactante, dinámico y lleno de matices y texturas si elegimos bien nuestro tiempo de exposición o por el contrario, si realizamos una toma de varios minutos podemos encontrarnos con un cielo que a priori lo vemos con volumen, totalmente homogéneo y soso que no aporta nada a nuestra fotografiá. (Fig.1 y 2)

Por este motivo la elección del tiempo de exposición es fundamental y deberemos de tener claro cuando podemos alargar el tiempo de exposición o cuando nos va a suponer un problema Para ello, podemos hacer una toma a iso elevado y unos 30”- 1´y determinar así si merece la pena seguir con nuestra sesión o es mejor irse a casa.

 Fig.1  f5.6  30seg.  iso1600  3200K

 Fig.2  f5.6  955seg.  iso100  3200K 

Otro recurso compositivo en nuestras tomas nocturnas, es la luna, incluirla en nuestra encuadre puede suponer un problema si no sabemos cuando y como, con que tiempo de exposición, será el adecuado. Dependiendo de la fase lunar y de la altura podremos conseguirlo, pj. en la fase lunar de los cuartos podremos hacer tomas de entre 1 y 5 minutos sin que aparentemente se deforme la luna, al contrario obtendremos un efecto esférico sobre ella, sin embargo, si exponemos durante varios minutos con una luna en fase gibosa o llena esta se alargará en el espacio o nos creará una mancha “quemada” demasiado grande sobre todo si queremos incluirla cuando está saliendo (fig.3)

Desafortunadamente, acortar el tiempo de exposición supone en la mayoría de los casos que debamos de aumentar la sensibilidad de nuestra cámara con los problemas que ello genera, por lo que habrá de considerar con anterioridad si merece la pena o no. (Fig.4)

 Fig.3  f8  446seg.  iso100  5600K

 Fig. 4  En esta ocasión, en una noche de Junio, la luna en su fase de cuarto menguante bajaba justo por detrás del castillo de alicante. Una suave calima propició que la luz reflejada por la luna se equilibrará a las luces de la ciudad permitiéndonos una exposición correcta tanto para la luna como para el resto. Para sacar detalle en la luna, tuve que elevar el iso para poder disminuir el tiempo de exposición. f9  4seg.  iso800  5200K  400mm

ES IMPORTANTE:

Usar tiempos de exposición cortos cuando tenemos un cielo cubierto, si lo permite la luz ambiente.
Usar tiempos de exposición cortos si queremos incluir a personas en nuestra imagen.
Con luna llena deberemos cerrar diafragma para conseguir tiempos de exposición largos.
Para captar una circumpolar y que tenga la suficiente entidad nos hará falta una exposición de 10 min. mínimo.
Aportaremos luz artificial al primer plano si nos quedamos cortos con el tiempo de exposición elegido.
Para poder acortar el tiempo de exposición a 30” deberemos usar sensibilidades críticas en nuestras cámaras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *