En la oscuridad de la noche, nuestra visión se limita a una escala de grises debido a que solo están activos los fotorreceptores denominados bastoncillos que son los encargados de captar el negro, el blanco y los grises, dependiendo del tiempo de exposición a que sometamos nuestra visión, estos, irán poco a poco captando mas luz y enriqueciendo la gama tonal de grises. No obstante, también podemos ver algunos colores, allí donde la luminosidad sea suficiente para captarla, pj. el cielo, las nubes, las ciudades, etc…esto se debe a que se han activado los conos, otros fotorreceptores que son los encargados de captar la luz en la longitud de onda asociada a los colores azul, rojo y verde.

 Reproducción de como vemos una escena nocturna.

Como consecuencia, en días de luna llena, en los que la bóveda celeste se ilumina adquiriendo un tono azulado podemos distinguir una leve dominante azul en todo aquello que reciba luz reflejada por el cielo. Sin embargo, saber que temperatura de color hay en estas condiciones es imposible, ya que incluso en el supuesto de que hubiera suficiente luz, nuestra vista se va adaptando a las diferentes condiciones lumínicas y cromáticas del momento. Otra cosa es interpretar esa temperatura de color tal y como nosotros la vemos en un momento determinado e intentar reproducirla utilizando los filtros del balance de blancos de nuestra cámara.

 Imagen captada por la cámara aumentando la sensibilidad.

 

¿Pero, que és la temperatura de color? 

La temperatura de color es el color que adquiere una barra de unas dimensiones estandarizadas de metal negro al ser calentado a diferentes grados centígrados de temperatura. Como consecuencia de este calentamiento, la barra de metal va adquiriendo diferentes tonos de color formando así la escala de tonos. Ésta, se mide en kelvins y reproduce desde los tonos mas cálidos hasta los mas frios.

Temperatura de color

Balance de Blancos

Estas temperaturas de color son las reales del ambiente y difieren y matizan dependiendo de numerosos factores atmosféricos o por la inclusión en la escena de cualquier tipo de fuente de luz diferente a la ambiental.

Por otro lado, en nuestras cámaras contamos con el balance de blancos, el cual no hay que confundir con la temperatura de color ya que su función no es la de indicarnos que temperatura hay en el ambiente si no la de compensar ésta para reproducir el blanco en aquello que lo sea aplicando un filtro de color que la compense. Para ello, aplica un filtro de color opuesto o complementario.

Por este motivo nosotros podremos reproducir el color mas o menos exacto de la luz del momento o alterarla a nuestro gusto si queremos potenciar pj. los naranjas de un atardecer, engañando a la cámara indicándole que hay una temperatura de color mas fría que la real por lo que ésta aplicará un filtro más rojo de lo necesario reproduciendo así unos tonos más cálidos en nuestra fotografía.

 En esta imagen le hemos indicado a la cámara que la temperatura ambiente era muy fría (8000K)

 En ésta otra, le hemos indicado que la temperatura real era mas bien cálida (3200K).

Como ya sabemos, la elección correcta del balance de blancos, dependiendo de la fuente de luz es la responsable de que consigamos reproducir el blanco como tal, pero, ¿que pasa si no vemos ningún blanco a reproducir? Por la noche nos puede resultar muy difícil la elección precisa de una temperatura de color para reproducir los tonos reales de algunos elementos ya que como ya he comentado, por la escasa luminosidad y por los reflejos solo seremos capaces de visualizar ciertos matices. Por ello podremos empezar ajustando un balance de blancos a una temperatura de 5300k (luz día) y tomando una fotografía de prueba corrigiendo hasta conseguir el valor tonal mas aproximado que nos dicte nuestra memoria visual y sobre todo para corregir dominantes de color que hayan podido adquirir algunos elementos.

Obviamente, estas correcciones, solo las haremos si estamos trabajando en formato jpg o si como en mi caso, te gusta visualizar el resultado lo mas próximo a la toma que estas realizando. Si trabajas en formato raw empezar con un WB AUTO puede ser una buena opción, aunque es poco probable de que el resultado sea el mejor, siempre se podrá corregir en el revelado posterior, eso si, siempre y cuando no haya una mezcla de fuentes de luz diferentes.

Balance de blancos (3200K)

Balance de blancos (AUTO)

Balance de blancos (6000K)

 En fotografía nocturna no se suele dar este caso salvo que aportemos luz artificial, por lo que si lo que queremos es reproducir el ambiente frío de la noche y acercarnos mas a lo que vemos o alterarlo para conseguir un mayor impacto en nuestras fotografías,pj. dejando un cielo incandescente, podremos balancear los valores para la temperatura y corregir por zonas en el postprocesado aquellos elementos que hayan adquirido una dominante demasiado acusada. No obstante, deberemos saber que resultados vamos a obtener en determinadas condiciones de luz ambiente producidas sobre todo por la fase lunar.

Dependiendo de la fase lunar podemos:

Luna Nueva – temperatura entre 3200k – 7000k .- como resultado de la escasa luminosidad es el momento mas adecuado si queremos dejar un cielo rojo incandescente o de un azul profundo. Los primeros planos se mantendrán sin detalle pero pueden adquirir una dominante fría o cálida en las zonas donde les llegue mas luz.

Luna en cuartos/gibosas – temperatura entre 4000k – 6000k .- Con luna en el cielo aumentan las dominancias de color en los primeros planos debido a la mayor luminosidad que hay en el ambiente. Si bien en la fase de cuartos lunar todavía podremos alterar el bw hacia una temperatura muy cálida y reproducir un cielo rojo, conforme va creciendo la luna en su fase, este color rojo irá adquiriendo un matiz magenta debido a que la bóveda celeste tiene una fuerte luminosidad y tono azul, mezclando la temperatura de color de la cámara con la del ambiente. Obviamente este nuevo matiz de color será mas acusado en el cielo y aumentará conforme acerquemos la luna a nuestro encuadre.

Luna Llena – temperatura entre 4000k-4300k .- En esta fase debido a la gran luminosidad existente será prácticamente imposible alterar el color natural del cielo, siendo una temperatura por debajo de los 5000k la que nos ofrezca el mayor equilibrio de tonos.

 Luna Gibosa – (3200K) En donde se advierte una clara dominante azulada.

 Luna Gibosa – (4300K) En este caso se corrigen las dominantes.

 Luna Gibosa – (5600K) Con un WB auto obtendremos una imagen más cálida.

DEBEREMOS DE SABER:

– La temperatura de color de la luna es de 4000k – 4300k
– Al igual que en la fotografía diurna, con sol, la temperatura de color de la luna será mas cálida en su salida y puesta.
– La temperatura de color se mide en Kelvin, en una escala que va desde los 25000k, adquiriendo un tono azulado, hasta los 1000k con un tono mas cálido.
– Nuestras cámaras solo pueden filtrar temperaturas comprendidas entre los 2500k y los 10000k.
– El bw de nuestras cámaras filtra estos valores aplicando filtros con el color complementario (opuesto) a la temp. que le indicamos.

2 thoughts on “5.7 TECNICA – TEMPERATURA DE COLOR

  • Hola, muy buen articulo.
    Pregunto: para fotografia submarina, donde predomina en el entorno los azulados y verdosos, por que rango de temperatura comenzarias a ajustar el balance de blancos?
    Tal vez unos 2000 o 2500 Kelvin?
    Gracias

    1. Hola Claudio, para fotografía submarina en donde predominan los tonos fríos el balance de blancos deberá ser mucho más alto. Entorno a los 7000k hasta los 10000k. No hay que confundir el balance de blancos con la temperatura de color. Un cordial saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *