Hablar sobre procesado y retoque en digital, es bastante subjetivo y limitado al gusto personal de cada uno. En internet podemos encontrar numerosos métodos y técnicas diferentes para darle nuestro “toque” a nuestra imagen, no obstante, a mi me gusta pensar que hay una fina linea que diferencia entre lo que es procesado y lo que es retoque.

Yo hablo de procesado como una acción inherente a la fotografía digital, fundamental si tenemos en cuenta que es el actual revelado de la fotografía en digital. Dejando a un lado los retoque que se hacían en el revelado químico , (reservas, positivados, virados, etc…) el procesado o revelado digital solo contempla el ajuste para los valores que de entrada el archivo raw no tiene. Así, con un ajuste de niveles generales, saturación, exposición, temperatura, correcciones de lente, un leve re-encuadre y la limpieza del archivo (ruido, artefactos, etc…) nos deberían de dejar una imagen perfecta de base para su uso o retoque posterior. Obviamente cuanto mejor sea la captura, menos procesado necesitará aumentando así, la calidad de la misma.

En la fotografía nocturna, deberemos de afinar tanto en la captura para obtener buenos resultados que su procesado se limitará a algunos ajustes sobre la imagen. No obstante, pueden quedar zonas en las que convenga un mínimo retoque posterior, contraste por zonas para oscurecer un poco el cielo y corregir alguna dominante como ya hemos visto en el capítulo anterior.

PROCESADO RAW 

En esta imagen, iluminar el elemento principal con luz artificial nos ha permitido dejar con poca luz el fondo, dándole así un mayor ambiente nocturno. No obstante, cuando importamos la foto a nuestro programa de revelado se ve como pierde muchos de los valores que veíamos en la lcd de nuestra cámara, mostrándonos tan solo los valores de toma. En la imagen, aunque presenta mucho detalle se puede ver como los colores aparecen lavados y con un contraste pobre.

Si vuestro programa de revelado es el dedicado de la marca de vuestra cámara, podemos evaluar los valores de entrada alternando los diferentes tipos de “modo de disparo” para potenciar algunos colores de entrada, pj. el modo “paisaje” potencia los azules y los verdes pero nos puede saturar demasiado los colores cálidos. En esta ocasión opté por dejarlo en el modo “estandar” ajustando algunos valores para el raw, como la exposición, la temperatura y la saturación de color. Para ajustar el contraste deslizamos el punto negro hasta que toque con las curvas del histograma. Estos valores raw actuan sobre el canal luminosidad de la imagen.

Una vez hechos los primeros ajustes, volvemos a contrastar la imagen pero esta vez en el canal RGB, dándole así una mayor viveza a los colores y dejando terminada nuestra imagen.(Fig.1) Tan solo, nos faltaría inspeccionar la imagen en busca de artefactos, hot pixels y manchas para eliminarlas, y procesar el ruido con algún programa específico para ello. (Fig.2) 

Yo suelo hacer una primera limpieza con el mismo revelador de canon, el software Digital Photo Professional, que posee algunas funciones muy prácticas semejantes al tampón de clonar o al parche de Ps, muy útiles para este fin. En cuanto al procesado del ruido también lo trata muy bien aunque habrá que ir con cuidado para no perder el detalle mas fino ya que se lo aplica a toda la imagen sin la opción de poder hacer reservas como hacen otros.

  Fig.1  

El programa Noise Ninja evalúa la imagen en busca de patrones de ruido, tanto lumínico como cromático y respeta bastante el detalle, dando la posibilidad de poder reservar zonas en donde no queramos que actúe el filtro antiruido.

 Fig. 2

 

RETOQUE POSTERIOR

Como ya hemos dicho y siempre desde mi punto de vista, en ciertas ocasiones será necesario de un retoque posterior al procesado de la imagen para conseguir unos resultados óptimos, si bien, este retoque se puede aplicar de numerosas formas y con métodos diferentes, obteniendo así diferentes resultados.

Esta imagen, a mi gusto personal, no necesita de ningún retoque complejo, (zonas, clonar elementos, efectos,…), únicamente le aplicaré una capa de contraste para oscurecer un poco mas el cielo y darle mas vida a los colores. Para ello creo una máscara de capa para ajustar nuevamente los niveles en las luces altas de la imagen.

A esa nueva capa de ajuste le aplicamos una fusión con respecto al fondo en modo “luz suave” para que los ajustes que hemos hecho anteriormente en las luces solo tengan efecto sobre estas, oscureciendo así el resto de tonos. Veremos como la imagen se nos contrasta en exceso por lo que habrá que bajarle la opacidad para corregirlo. Yo lo suelo dejar entre el 40 y el 50%, aún así, si el resultado sigue siendo demasiado fuerte, también podemos bajarle la opacidad por zonas, ya que al tratarse de una máscara de capa, podremos ir disminuyendo o aumentando el efecto con un pincel suave.

Por último, y dependiendo del uso que le vayamos a dar a nuestra imagen, convendrá convertir el espacio de color a sRGB si nuestra intención es la de mostrarla en la web para que no se alteren los tonos cuando la visionemos en cualquier navegador.

 

ERRORES COMUNES 

Al tratarse de fotografía nocturna con luz ambiente, uno de los mayores problemas con el que nos encontraremos es, que para obtener una exposición correcta, sobre todo, si queremos detalle en toda la escena, el cielo, por norma general aparecerá con un exceso de luz. Esto no quiere decir que está mal, sin embargo, se perderá gran parte del ambiente nocturno. Esto suele ocurrir en noches cuya fase lunar esté en gibosas o en el plenilunio, que es cuando hay mas luz en la bóveda celeste.

En esta imagen vemos como el cielo ha quedado un poco plano y con un exceso de luz debido a la cercanía de la luna a nuestro encuadre y la gran luminosidad que presenta el cielo con respecto el resto. Para corregir esta luminosidad, lo mas común es hacer una selección y ajustar los niveles para esta zona concreta, dándole un mayor protagonismo y ambiente nocturno.

Pero también es muy común alterar en exceso los niveles para el cielo, dejar un cielo espectacular y olvidarnos del resto dejando así un contraste general poco coherente. En la imagen vemos como destaca mucho el cielo con respecto al resto, que se presenta un tanto irreal mostrándonos demasiado detalle en relación a la luminosidad que hemos forzado para el cielo.

Obviamente, equilibrar el contraste de cielo-tierra, dependerá de la destreza en el manejo de las herramientas de edición y del gusto de cada uno, para “crear” una imagen diferente. En este aspecto yo me inclino mas, salvo en alguna excepción, en intentar equilibrar de una forma natural mis imágenes aunque con ello suponga perder detalle en algunas zonas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *