De los problemas mas comunes que se suelen dar en la fotografía nocturna, la corrección de color en nuestra toma, es posiblemente el menos traumático y mas fácil de corregir, aunque a veces, corregir estos desajustes requiera de algo de destreza en el manejo de nuestro software favorito para la edición de la imagen.

A diferencia del ruido, las cámaras no llevan ningún software propio para estos casos, por lo que siempre habrá que dedicarle un tiempo a evaluar la foto y corregir si es necesario una vez nos sentemos delante del ordenador. Estos problemas suelen aparecer por:

– por una mala elección del WB.

– por la aparición de alguna dominante, sobre todo en las sombras.

– los causados por algún agente externo, (humedad, filtros, polvo, etc…).

Tenemos que tener en cuenta que vamos a a trabajar con una única fuente de luz principal, por lo que estas correcciones en la mayoría de los casos se limitará a procesar nuestra imagen en un revelador raw previamente a la edición de la imagen final. Solo en algunos casos en los que, o bien, por una fuerte contaminación lumínica o bien porque queramos crear algún efecto de ambiente o estético, tendremos que prestar una mayor atención a las dominantes que produzcan y corregir las zonas afectadas con un software para la edición de la imagen.

CORRECCION DEL COLOR GENERAL (REVELADO) 

Por norma general ajustaremos un valor para el WB de nuestra cámara antes de realizar la toma. Este valor, puede o no tener mucha importancia dependiendo del formato en el que trabajemos. En el caso de que trabajemos en formato raw, (algo que en este tipo de fotografía es casi fundamental) y no tengamos muy claro que valor para el WB es el que reproduzca la temperatura de la escena podemos optar por un WB Automático y corregirlo a posteriori en el revelado. Cabe decir, que este valor para el WB no siempre, es el mas adecuado, por lo que conviene ir acostumbrándose a probar con diferentes temperaturas para acercarnos lo máximo posible a la realidad o a nuestra interpretación de la escena.

Dependiendo de nuestro encuadre y de la luz ambiente la elección de un WB automático puede no darnos la temperatura de color adecuada para nuestra toma. En esta imagen vemos como la cámara ha interpretado la temperatura de color existente como fria y la ha compensado en exceso hacia el lado contrario del espectro, proporcionándole una dominante cálida y dejando un poco lavados los colores del cielo.

Para corregir la temperatura nos bastará con cambiar el valor del WB en nuestro revelador raw, yo por lo general en tomas con luna lo suelo poner a 4000k – 4300k. Esta temperatura corrige el tono apagado del cielo aportándole un color azul intenso y un ambiente mas frio en general, dándole una cierta dominante azulada al resto por lo que dependiendo de lo que se quiera hacer, convendrá afinar un poco mas.

Ajustaremos un poco mas el WB modificando los valores para el tono del color y la saturación pero ya partiendo de una temperatura de 4300k, es decir, nos mantendrá el cielo y el aspecto frio en general pero corregiremos las dominantes que se hayan producido. (Fig.1) hasta que consigamos un valor que nos guste dejando así nuestra imagen terminada. (Fig.2) 

Estos ajustes se podrán realizar de forma diferente dependiendo de la interface de cada programa.

 Fig.1

 Fig. 2

 

CORRECCION DE COLOR POR ZONAS 

Al tratarse de fotografía en la cual solo usamos la luz ambiente, estamos bastante limitados para crear efectos alterando el WB si además queremos mostrar detalle pj. en las sombras, ya que, como consecuencia de esta alteración lo mas común es que estas zonas absorban una fuerte dominante cálida o fria dependiendo del WB que hayamos elegido, si bien es cierto, que se acusa mas cuando elegimos una temperatura cálida.

Para corregir estas zonas, podemos hacerlo de tres formas diferentes:

– Retocando el archivo ya revelado (jpg, tiff, psd, etc…).

– Haciendo un doble revelado de la imagen y posterior retoque.

– Corrigiendo en campo aportando luz artificial filtrado para ese valor del WB.

De las tres opciones, tal vez sean las dos primeras las menos “naturales” teniendo que retocar la imagen con algún software para la edición de la imagen y dependerá de nuestra destreza en su manejo el obtener un buen resultado. Obviamente, si hacemos un doble revelado raw de una misma imagen alternando dos temperaturas conseguiremos una mayor calidad final, aunque no siempre, es necesario generar dos archivos dependiendo del uso final de la fotografía.

Con un WB alrededor de los 7000k le daremos ese tono al cielo pero también nos tintará el resto de la imagen acusándose mas en las zonas en sombras, por lo que tendremos que hacer una selección de la zona que queramos corregir.

Corregiremos los canales que mas acusen esa dominante con nuestro software de edición de imagen, modificando los valores de entrada por sus complementarios o en el caso que contemos con un doble revelado iremos descubriendo este con un pincel adecuado y una opacidad del 100%.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *