Además de los factores a tener en cuenta para una correcta exposición de nuestra toma, como puede ser la luz ambiente, luz parásita, etc… los factores meteorológicos también jugarán un importante papel en nuestra sesión limitando en gran medida obtener buenos resultados.

Así, la humedad, la nubosidad o, el viento, serán factores que deberemos tener en cuenta y conocer las posibilidades que nos ofrecen, asi como, saber cuando será mejor quedarnos en casa viendo la tele.

LA NUBOSIDAD 

El estado meteorológico, en concreto la nubosidad y el movimiento de estas determinará en gran medida el éxito de nuestra sesión influyendo directamente en la elección de los valores para el tiempo de exposición y la sensibilidad de nuestra toma.

Otro aspecto importante a tener en cuenta cuando tenemos nubes es la luminosidad del ambiente ya que será otro factor que determinará los valores adecuados para una correcta exposición. Las nubes, dependiendo de su forma, cantidad o altura nos pueden servir bien como complemento compositivo en nuestra escena, como recurso para iluminación de algunas zonas reflejando la luz de pueblos, ciudades cercanos o también puede actuar como un gran difusor/reflector si el cielo está totalmente cubierto.

Por tanto podemos decir que serán determinantes para una correcta exposición.

 

En una noche de luna nueva, un cielo parcialmente nuboso se pinta de color a su paso por los pueblos ofeciéndonos así un buen elemento compositivo para nuestra escena, si bien, no suele determinar los valores para una correcta exposición.

Para realizar esta toma, fué necesario aportar luz artificial para iluminar el primer plano.

f5.6 129 seg. iso 400 20mm 3200k

En esta otra imagen, al contrario que en la anterior, por la cantidad de nubes que hay, si, nos va a determinar los parámetros para una correcta exposición, independientemente de si queremos detalle o no en la masa nubosa adecuando para ello los parámetros de tiempo de exposición y sensibilidad en nuestra cámara.

f4 51 seg. iso 200 27mm 4200k

En esta otra escena se vé, que como producto de una exposición larga, cuando tenemos un cielo totalmente cubierto, éste pasa a convertirse en una gigantesca masa homogénea y nos ilumina el escenario como si se tratara de un gran difusor, ya sea, por la proximidad de una ciudad o pueblo, o por la luz reflejada por la luna llena.

f5.6 955 seg. iso 100 17mm 5300k

 

Atendiendo a forma, cantidad y movimiento, a efectos de composición y exposición deberemos de saber que:

DESPEJADO .- Nos ofrece la posibilidad de captar una circumpolar, largos trazos estrellas, pero se reducirá la luz a la propia que haya en el ambiente.

PARCIALMENTE NUBOSO/NUBES BAJAS .- Con un cielo así podremos componer con la posición de las nubes, dejar huecos para que se registren estrellas o darle el movimiento para crear una imagen muy dinámica. Por otro lado en cuanto a exposición, no tendrá un valor determinante si bien al estar a poca altura nos dará mucho juego al reflejar la luz de los pueblos o ciudades cercanos.

NUBOSO .- Ya sean bajas o estén en una capa mas alta, con un cielo nuboso deberemos de tener cuidado con los valores de velocidad ya que dependiendo del movimiento de estas podremos conseguir volumen y texturas o dejarlo totalmente homogéneo. En cuanto a la luminosidad, con un cielo nuboso podremos adecuar la exposición ya que reflejan gran cantidad de luz aportando una luz extra a nuestros fondos.

CUBIERTO .- Aunque refleja gran cantidad de luz, incluso sin luna, con una noche totalmente cubierta de nubes será muy difícil conseguir una imagen que nos guste. Si las nubes són bajas o están en varios niveles, podremos jugar con las texturas realizando fotos con una exposición muy corta, aunque para ello debamos de subir considerablemente la sensibilidad, aumentando así los problemas de ruido, color, etc… Si las nubes son altas y homogéneas hay muy poco que hacer limitando nuestras escenas a encuadres muy cerrados en los que el cielo no sea una parte importante del encuadre.

 

ES IMPORTANTE SABER:
- Con un cielo cubierto las exposiciones serán de 30” a 1 min.
- La sensibilidad iso será determinante para adecuar la velocidad de nuestra cámara.
- Usaremos sensibilidades altas como 1600 para dias con mucha nubosidad.
- En dias con poca luz ambiente tendremos que aportar luz artificial.
- Nuestra cámara podrá hacer una medición de luz a isos muy elevados si tomamos como referencia a las nubes.
- La velocidad de obturación será crítica en casos de mucha nubosidad limitando mucho nuestra sesión.
- Extras como, una tormenta lejana, un rayo o la traza de un avión mejorarán nuestra imagen en dias cubiertos.
- El movimiento propio de las nubes también será determinante para la elección de los valores para nuestra fotografía.

 

LA HUMEDAD AMBIENTAL
Tal vez sea el factor meteorológico al que debamos prestar mayor atención, ya que difícilmente obtendremos buenos resultados con su aparición si no tomamos algunas precauciones. No obstante, habrá ocasiones en las que podamos utilizar esta humedad como recurso para aportar algún efecto a nuestra fotografía.

Para saber si tenemos humedad en el ambiente y el grado de esta bastará con proyectar el haz de luz de nuestra linterna al cielo y dependiendo de la visibilidad de este podremos evaluar si merece la pena realizar nuestra sesión o no. Obviamente cuanto mejor se vea este haz de luz significará que hay mucha humedad en suspensión por lo que si decidimos continuar con nuestra sesión deberemos adoptar algunas medidas de precaución para conseguir buenos resultados, como por ejemplo, poner inmediatamente el parasol, intentar no contrapicar en nuestro encuadre y pasarle un trapito seco de algodón cada poco tiempo.

 En esta imagen tomada en la isla de Tabarca, aproveché la gran cantidad de humedad que había en el ambiente para darle a la imagen un aire misterioso además de servirme de ella para crear algún efecto óptico con la luz del faro. El centro de la imagen lo mantuve limpio pasando cada minuto un trapito por el centro del objetivo mientras duraba la exposición.  f8 576seg. iso400 17mm 5200k

 

Si no tomamos algunas precauciones nos podemos encontrar con alguna sorpresa desagradable cuando termine la exposición. Problemas como el ruido, banding, alguna coloración extraña debido a la luz parasita, etc… o simplemente un cielo blanco y plano si tenemos una fuerte luz ambiente (luna llena), nos pueden arruinar una sesión. Contar con una funda anti-humedad para proteger nuestro equipo no viene demás si queremos continuar con nuestra sesión, sobretodo si no contamos con un cuerpo y objetivo con un buen índice de estanqueidad.

En esta imagen tomada en Menorca una noche de luna llena, se puede apreciar los numerosos problemas que pueden aparecer si realizamos una toma sin ningún tipo de precaución.  f4 491seg. iso200 22mm 5300k 

 

OTROS FACTORES: NIEBLA

 La niebla comparte muchas características con la humedad, si bien, suele aparecer mas localizada, si no tomamos algunas precauciones también nos podrán aparecer numerosos problemas. Por otro lado, es un recurso de excepción para conseguir imágenes de gran impacto visual.

Si bien por una escasa luz ambiente o porque queramos o necesitemos acortar el tiempo de exposición, si aportamos luz artificial tendremos que intentar estar lo mas cerca posible del elemento a iluminar para que las partículas en suspensión no reflejen la luz y nos laven la imagen, por otro lado, también podremos iluminar desde atrás con una fuente de luz de gran intensidad para aumentar la sensación de niebla y darle mayor protagonismo.

 f4 221seg. iso400 25mm 5300k flash

 

OTROS FACTORES: AIRE 

El aire será, en días con un alto índice de humedad, nuestro gran aliado permitiéndonos disfrutar con nuestra sesión fotográfica. Pero no todo son excelencias, también nos puede provocar algunos problemas dependiendo de la fuerza de este y del escenario elegido para nuestras tomas, por lo que también deberemos de ser cautos. Así, pj. en escenarios marinos deberemos de proteger la lente con un filtro de cristal si estamos de cara al mar y limpiarlo continuamente entre toma y toma para eliminar las posibles manchas en nuestra foto ocasionadas por las salpicaduras. Por otro lado, una vez acabada nuestra sesión conviene limpiar todo el equipo con una toallita húmeda para eliminar las partículas de salitre incrustadas por el aire.

Otra precaución a tomar es, independientemente del escenario, la buena posición del trípode, asegurándolo y estabilizándolo correctamente. Para estabilizar el trípode, se dice que podemos colgar nuestra mochila del eje central de este, cabe decir, que dependiendo de la fuerza del aire esta solución puede ocasionar mas problemas que soluciones, por lo que mi recomendación es simplemente bajar y abrir lo máximo que se pueda las patas del trípode y sobre todo no subir el eje central ya que será mas fácil que nuestras tomas salgan trepidadas, al mismo tiempo como precaución conviene no alejarse mucho de nuestro equipo.

Pero el aire también puede ser un recurso compositivo interesante al que podemos sacar provecho. No olvidemos que una de las grandes características de la fotografía nocturna o de larga exposición es el movimiento por lo que en días con aire podremos darle un toque mas creativo a nuestras fotos.

 En esta imagen podemos ver como las ramas mas finas se mueven a causa del viento aportándole dinamismo a la foto.  f7.1 1453seg. iso100 40mm 5300k

 Cuando sea necesario aportar luz artificial, deberemos de esperarnos a que se calme el aire ya que de lo contrario se congelará el elemento tanta veces reciba la luz directa del flash dando una sensación de trepidación.  f8 38seg. iso1600 17mm 3200k flash

 

OTROS FACTORES: NIEVE

La fotografía nocturna “bajo cero” no requiere de muchas precauciones que no se tomen a plena luz del dia, tan solo deberemos de tener en cuenta que la nieve nos reflejará un azul intenso (del cielo) o se tintará del color asociado a la temperatura que elijamos para nuestra toma. Por otro lado, si aportamos luz artificial deberemos de tener mucho cuidado para no pasarla de exposición.

Tal vez la mayor complicación con la que nos podemos encontrar, es la humedad, tan solo con un 1% de humedad en el ambiente, las bajas temperaturas provocará su congelación en la lente dejando un velo como lo suele dejar la humedad pero bastante mas costoso de eliminar. Con un trapo de algodón calentado con nuestro vaho y frotando la lente con mucho cuidado conseguiremos deshacer la fina capa de hielo formada, aunque no dispondremos de mucho tiempo antes de que se vuelva a congelar.

 En esta imagen tomada a 9º bajo cero se vé claramente como la nieve se tinta del color dominante en la escena. En este caso preferí darle una temperatura fresquita para potenciar la sensación de frio.  f5.6 314seg. iso200 17mm 3200k

 

OTROS FACTORES: TORMENTAS 

Cazar una tormenta es tan fácil como dejar el obturador abierto el tiempo que queramos. Los rayos son lo suficientemente “lentos” y tiene la suficiente intensidad como para que queden registrados en nuestro sensor sin ningún problema. Tan solo deberemos de cuidar, la igual que se hace cuando fotografiamos fuegos artificiales, la superposición de estos cuando caigan ya que podemos sobreexponer la zona de mayor acumulación de estos. Si es así, para controlarlo podemos usar una tarjeta negra tapando el objetivo el tiempo necesario hasta que se registre otro rayo por otra zona del encuadre.

Con un cielo cubierto y amenazante de lluvia, a priori, no deberíamos salir a hacer fotos ya que nuestra sesión puede ser bastante frustrante, con un cielo soso y gris. No obstante, se puede convertir en todo un espectáculo si tenemos la suerte de que caiga un rayo en el sitio correcto, es lo que llamo un extra en nuestra composición. Pero para que tengamos esa suerte habrá que buscar el sitio adecuado dejando la tormenta lo mas lejos posible ya que si nos cae un diluvio de poco nos va a servir. Tal vez, como precaución podemos incorporar en nuestra mochila una funda de agua para nuestra cámara por si nos caen algunas gotas.

 En dias de tormenta podemos captar escenas sorprendentes alternando luz artificial con la natural. Para provocar un ambiente frio y un azul eléctrico forzamos la temperatura a 3200k.  f5.6 103seg. iso200 17mm 3200k

 En días cubiertos es difícil captar algo de detalle en el cielo si hacemos una exposición larga, en este caso, un rayo caído de una tormenta lejana nos ofreció el punto de interés necesario para completar nuestra composición.  f5.6 413seg. iso100 24mm 5200k

    2 Responses so far.

    1. LUIS dice:

      Una pregunta en la foto de Tabarca, siendo la foto f8 576seg. iso400 17mm 5200k, ¿como hiciste para que la luz del faro quedara “paralizada”?
      Un saludo!.

      • nocturna dice:

        Hola Luis,

        Imagino que te refieres a cómo se ve solo un haz de luz, no? La respuesta viene dada primero, por las condiciones, con la humedad que había cualquier haz de luz se hubiera quedado impreso en la fotografía y la segunda, simplemente fue producto de la propia iluminación del faro con respecto al encuadre. Éste al igual que otros muchos, al ser un faro de tierra aunque se encuentre en una isla no ilumina con un círculo de 360 grados quedando así la zona interior sin la proyección del haz de luz.

        Espero haberte resuelto tu duda. Un saludo.

    Deja un comentario